Written by FGSR

Los tres consejos de Jill Bourne para la promoción de tu bibliotecario

Jill Bourne, directora de la Biblioteca Pública de San José, explica que uno de los retos que tuvo que afrontar al asumir la dirección de esta red de bibliotecas en Silicon Valley (California) fue asegurarse de que las bibliotecas estuviesen al servicio de la comunidad a pesar de la crisis y uno de sus logros ha sido ampliar el horario de apertura.
Con motivo de su participación en la Semana sobre la innovación digital de la lectura y los librosReadmagine, que se celebró en Madrid en junio, en Casa del Lector, Jill Bourne respondió a las preguntas de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez que aparecen en este vídeo.

En 2013 Bourne comenzó su labor en la Biblioteca Pública de San José. A su llegada fue consciente de que se enfrentaba a una división de bibliotecas sometida a unos recortes presupuestarios enormes.

En su momento –explica– fue una biblioteca con un sistema excelente y con un prestigio a escala nacional, pero a su llegada estaba pasando por una dura crisis, debido en parte a la burbuja tecnológica que afectó tan directamente a la zona.

Es necesario recordar el carácter emblemático de la red de bibliotecas en San José porque está ciudad está considerada como la capital del mayor centro tecnológico del mundo. La crisis que se vivió durante la década anterior en el sector de las empresas ‘.com’ se reflejó directamente en los presupuestos municipales y en las partidas que se dedicaban a las bibliotecas públicas. Esta relación entre el sector TIC y la lectura también presenta un significado más profundo, pues no cabe duda de que la mayor parte de las competencias requeridas para explotar adecuadamente las posibilidades de la economía digital se vinculan con la lectura y la escritura. Por este motivo era especialmente relevante la presencia de Bourne en Readmagine.

La Biblioteca Pública de San José cuenta con veintidós divisiones y una biblioteca central. Antes de asumir su dirección, los edificios abrían cuatro días a la semana y en ningún momento durante los fines de semana –puntualiza Bourne. Esto significaba que según los estándares oficiales para las bibliotecas públicas, en California ni siquiera podían ser consideradas como “sucursales” sino con la categoría de ‘puntos bibliotecarios’. Esto no sólo implicaba una situación embarazosa para la ciudad sino también resultaba ‘trágico para la comunidad’.

Por lo tanto, una de sus prioridades fue el desarrollo de recursos y asegurarse de que la biblioteca estuviese al servicio de la comunidad y físicamente abierta. Por otro lado –puntualiza Bourne– se prestó especial atención a que los servicios estuviesen actualizados y que satisficiesen las necesidades de la comunidad.

Para ello, se incluyeron nuevos recursos en la biblioteca, como por ejemplo dar clases de tecnología para que los usuarios pudieran utilizar los materiales. También –apunta– se crearon espacios de aprendizaje que fueran modernos y adecuados para la comunidad y se amplió el horario de la biblioteca.

Bourne ha sido seleccionada como una de las ‘movers and shakers’ y es reconocida en estos momentos como una de las líderes de los profesionales innovadores en las bibliotecas públicas en USA. También ha participado en la iniciativa INELI de la Bill and Melinda Gates Foundation como integrante de una de las cohortes de líderes innovadores bibliotecarios.

Translate »